Agosto

El alivio a los problemas

Entre golpes vivían unos jóvenes padres de familia, con un futuro prometedor, pero con conflictos internos que no los dejaban estar en paz.

Porque vengas de familia disfuncional, con pobreza y poca atención no significa que beber licor sea la mejor solución para los problemas.

Margarita había obtenido una licenciatura en administración de negocios y sus jefes le habían dado la oportunidad de ser la asistente del departamento de proyectos en la empresa para que empezara a adquirir mayores conocimientos, cuando en realidad siempre buscan personas con años de experiencia.

Samuel, un hombre que le encantan las fiestas con todos sus amigos, dándoles prioridad a los demás menos a su familia, Margarita estaba agotada de decirle siempre lo mismo, solo que él no lo vía igual solo por el hecho de ser muy responsable en su profesión, pero no se daba cuenta que su familia se está destruyendo poco a poco.

Esta joven pareja tenía gemelos de 6 años, Margarita, una joven que frente a todo supo salir adelante, sin temor terminó de estudiar en el colegio su sexto año y de inmediato siguió la universidad, eso no fue impedimento para trazar sus metas, Samuel muy decidido optó por farmacia, una carrera de mucha disciplina.

En medio de toda esta situación  que se ve existe una familia organizada, pero que en muchas ocasiones se enfrenta a un problema que es como de nunca acabar, el alcoholismo y la poca comunicación entre pareja.

Samuel siempre se emborrachaba los fines de semana que tenía libre con sus amigos, los cuales nunca tienen dinero para pagar, esto significa que él también gastaba su dinero en divertir a sus amigos, sabiendo la responsabilidad que tenía como padre de 2 niños.

Margarita y sus hijos se encontraban en una situación estresante, porque cada vez que Samuel llegaba a casa, gritaba pidiendo comida, que si estaba fría, que si quería que se sentaran todos juntos a comer, sin ver e importar la hora que llegaba, su familia se acababa en medio de golpes por no complacer cada uno de sus caprichos y él aún no se daba cuenta de lo agotador que estaba siendo esta situación sobre todo para él que se perdía en medio del alcohol y no se dejaba apoyar

Esta fue la última vez que Margarita con dolor en su alma decidió quedarse a vivir con Samuel, ella estaba con su rostro golpeado, desde hace unos días, ni siquiera se atrevía a denunciarlo por ese temor que él siguiera haciéndole daño o a sus hijos quienes ya estaban afectados emocionalmente.

Samuel estaba cada vez peor, decidió pedir ayuda y aunque estuvo 3 meses en abstinencia, volvió a recaer, su puesto de trabajo lo perdió, quedó sin nada, lo más triste es que su familia estaba muy afectada y decidió irse lejos para recuperarse emocionalmente y empezar una mejor vida, aprovechar otras oportunidades.

Lo que no sabemos es que si Samuel traía consigo un problema desde adolescente que nunca fue tratado, pudo ser maltrato familiar, padres alcohólicos, abusos o cualquier otra experiencia que llevó con él por toda su vida y no sabía cómo resolver.

Cuando estamos ahogados por problemas que traen arrastres desde siempre, es importante buscar apoyo, no solo por contar sino para buscar soluciones que mejoren nuestra calidad de vida, emocional y física sobre espiritual, apoyarnos en la familia es indispensable, no dejes perder oportunidades cuando las tienes a mano, debemos analizar qué está bien qué está mal así no nos hacemos daño y tampoco a nuestros seres queridos.

¿Quién dice que el beber licor es el remedio para los problemas de nuestras vidas? Haz tenido este tipo de experiencia para escapar de cualquier situación amorosa, familiar, económica o cualquier otro.

normayerina

Publicado 8 de agosto

Comentarios

Anonimo17
26 agosto 2020 a las 3:59 AM

Tenía rato de no comentar, pero siempre leo, me parece que la venganza solo trae más daño para la persona que lo hace, es mejor perdonar y sanar el alma



Tatis G.
23 agosto 2020 a las 9:30 PM

Muy bien tema yerina y bueno como madre estoy incluyendo lo que es inteligencia emocional porque los adolescentes vienen con mas actitud y mas inseguridad lo que los lleva a un momento de confusion y a tomar malas decisiones por falta de control de emociones gracias por este relato.



Arly
4 agosto 2020 a las 11:22 PM

El amor de madre es invaluable.
Me identifico como hija y como madre.
Sigamos nuestros objetivos de crianza firmes y con amor!



Nilsa
4 agosto 2020 a las 9:26 PM

No me identifico como madre, pero si cómo hija, en mi adolescencia para mi fue muy difícil el tratar con mi mamá, todos los días nostrosas peleabamos por la mínima cosa, llegué al punto qie me senté con ella hablar y le dije cómo me sentía el daño que estaba provocando de mi hacía a ella que no era saludable, gracias a Dios eso mejoró hoy día nos llevamos de maravilla.

Muy bien por lo que haces, todo el bien para los hijos, y siempre corregirlos para que lleven un buen camino.

Saludos



    5 agosto 2020 a las 12:30 PM

    Hola Nilsa, me alegra mucho que compartas este comentario, alentará a aquellas personas que tengan esa misma situación y no estan seguros de hablar con su madre y en otros casos padre, en mi adolescencia también estuve una situación similar porque mi madre no me dejaba salir, pero me alegra haber hecho como tu, buscarla y conversar aquellas inquietudes, así debemos hacer todos.



4 agosto 2020 a las 9:15 PM

La pelea esa madre vs hijos en épocas de rebeldía creo que es la cosa más desgastante para una madre, ahora uno como adulto entiende el amor de una madre por sus hijos y todos lo que tuvieron que aguantar.



    5 agosto 2020 a las 12:26 PM

    si, todo esto de seguro lo viven las madres a diario, algunas sufren por tiempo otras seguro logran mejorar esa relación con sus hijos y buscan la mejor solución, ninguna madre quiere que su hijo sea infeliz.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *