Agosto

El hijo que he criado

Las mujeres no nacemos con un libro debajo del brazo y las indicaciones específicas para nosotros aprender a vivir y también criar a nuestros hijos.
Sé que lo dicho suena a excusa, pero estoy segura que todas las madres coinciden conmigo, queremos lo mejor para nuestros hijos y que sean buenas personas.
Empezamos a darles amor, atención y según nosotras las directrices para que ellos sean obedientes y con valores.
De seguro se nos pasa la mano o las palabras que usamos para indicarle a nuestros hijos lo correcto, a veces por poca paciencia y tantas cosas en el día no usamos los tratos apropiados.
Hace mucho estaba en un centro comercial y me llevé a Diego mi primer hijo, no saben la pena y vergüenza que he pasado frente a las personas que se encontraban ahí y frente a eso me di cuenta que necesitaba ayuda de inmediato, porque estaba haciendo algo mal, solo que en ese momento mi reacción fue darle una nalgada y avergonzarlo.
He aprendido que ser extremo no es lo correcto y que existen formas para que uno pueda apoyar en la conducta de su propio hijo, queremos lo mejor, solo que cada uno sabe como debe criarlo, lo que esperamos es una conducta positiva que no afecte su futuro.
Recuerdo que antes de analizar toda esta situación, tuve momentos de estrés y no sabía que hacer, Diego estaba en un momento donde él quería algo y yo no podía, se enojó tanto que también estuve irritada, le gritaba y respondía con tensión y después me daba cuenta que hacia mal con Diego.
Algo que si debemos hacer es aceptar el enfado de los niños, pero no enojarnos y gritarles, no es necesario prestar atención a esas conductas, lo que si no debemos decirles es que no los queremos y ceder a las peticiones para calmar la rabieta y si estamos fuera de casa ridiculizar sus emociones como me sucedió a mi en algún tiempo.
Es importante decirles que lo que vea y le enseñemos hoy, de seguro será lo que diga y haga en el futuro.

Esta es una carta de desahogo de una persona que hoy día, lucha con su hijo en medio de rebeldía, sin embargo se refugia y apoya en un centro de atención para madres que no han sabido manejar las relaciones con sus hijos con un equipo de psicólogos y orientadores expertos en el área.

normayerina

Publicado el 2 de agosto

Comentarios

Anonimo17
26 agosto 2020 a las 3:59 AM

Tenía rato de no comentar, pero siempre leo, me parece que la venganza solo trae más daño para la persona que lo hace, es mejor perdonar y sanar el alma



Tatis G.
23 agosto 2020 a las 9:30 PM

Muy bien tema yerina y bueno como madre estoy incluyendo lo que es inteligencia emocional porque los adolescentes vienen con mas actitud y mas inseguridad lo que los lleva a un momento de confusion y a tomar malas decisiones por falta de control de emociones gracias por este relato.



Arly
4 agosto 2020 a las 11:22 PM

El amor de madre es invaluable.
Me identifico como hija y como madre.
Sigamos nuestros objetivos de crianza firmes y con amor!



Nilsa
4 agosto 2020 a las 9:26 PM

No me identifico como madre, pero si cómo hija, en mi adolescencia para mi fue muy difícil el tratar con mi mamá, todos los días nostrosas peleabamos por la mínima cosa, llegué al punto qie me senté con ella hablar y le dije cómo me sentía el daño que estaba provocando de mi hacía a ella que no era saludable, gracias a Dios eso mejoró hoy día nos llevamos de maravilla.

Muy bien por lo que haces, todo el bien para los hijos, y siempre corregirlos para que lleven un buen camino.

Saludos



    5 agosto 2020 a las 12:30 PM

    Hola Nilsa, me alegra mucho que compartas este comentario, alentará a aquellas personas que tengan esa misma situación y no estan seguros de hablar con su madre y en otros casos padre, en mi adolescencia también estuve una situación similar porque mi madre no me dejaba salir, pero me alegra haber hecho como tu, buscarla y conversar aquellas inquietudes, así debemos hacer todos.



4 agosto 2020 a las 9:15 PM

La pelea esa madre vs hijos en épocas de rebeldía creo que es la cosa más desgastante para una madre, ahora uno como adulto entiende el amor de una madre por sus hijos y todos lo que tuvieron que aguantar.



    5 agosto 2020 a las 12:26 PM

    si, todo esto de seguro lo viven las madres a diario, algunas sufren por tiempo otras seguro logran mejorar esa relación con sus hijos y buscan la mejor solución, ninguna madre quiere que su hijo sea infeliz.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *